Sartre y Levi Strauss

download Sartre y Levi Strauss

of 22

  • date post

    04-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    19
  • download

    4

Embed Size (px)

description

Artiuculo cientifico escrito por Sartre y Levi Straus. Notas sobre una polémica sobre el eclesiastés moderno. Epistemología, ciencias humanas y filosofía

Transcript of Sartre y Levi Strauss

  • JEAN PAUL SARTRE Y CLAUDELVI-STRAUSS: notas sobre una polmica

    en torno al eclesiasts modermo.Epistemologa, ciencias humanas y filosofia1

    Jean Paul Sartre y Claude Lvi-Strauss: notes about

    a controversy around the modern echlesiastes.Epistemology, human sciences and philosophy

    Diego A. Mauro

    Prof. y Lic. en Historia. Centro Interdisciplinario de Estudios Sociales (CIESO), UniversidadNacional de Rosario. Becario Doctoral del CONICET. Rosario. Argentina, e-mail:diegoalemauro@hotmail.com

    Resumen

    El presente trabajo realiza una lectura en clave epistemolgica de la polmicaanimada en la dcada de 1960 entre Jean Paul Sartre y Claude Lvi-Strauss.Se presentan, a grandes rasgos, la arquitectura del proyecto sartreano entorno a la preeminencia de la razn dialctica y la crtica de Lvi-Strausscentrada en las debilidades del dualismo razn analtica/razn histrica.Por ltimo, el debate se inscribe en el marco de la problemtica relacinentre ciencias humanas y filosofa.

    Palabras-clave: Estructuralismo; Razn dialctica; Razn analtica;Epistemologa.

    1 El presente artculo es una versin reformulada del trabajo de promocin presentado alDoctorado en Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario, en el marco delseminario de posgrado dictado por el prof. Jos Sazbn durante 2005 en la Facultad deHumanidades y Artes, Rosario, Argentina.

    Rev. Filos., Aurora, Curitiba, v. 20, n. 26, p. 129-150, jan./jun. 2008

  • 130

    Abstract

    This article carries out an interpretation in epistemological key aboutthe controversy in the 1960 decade between Jean Paul Sartre and ClaudeLvi-Strauss. The arquitecture of the Sartrean project around the pre-eminence of the dialectical reason and the critic carried out by Lvi-Strauss, focused in the weaknesses of the dualism analitical reason/historical reason, are presented. At last, the debate is located in the contextof the problematical relation between human sciences and philosophy.

    Keywords: Estructuralism; Dialectical reason; Analitical reason;Epistemology.

    Nada es vanidad; hacia la ciencia y adelante! exclama elEclesiasts moderno, es decir, todo el mundo. Y no obstante los cadveres delos malvados y de los haraganes se tumban sobre el corazn de los otrosAh! Deprisa, un poco ms deprisa: all abajo, detrs de la noche, esasrecompensas futuras, eternas escaparemos de ellas?

    Arthur Rimbaud El relmpago2

    A partir de una recuperacin del clebre enfrentamiento entre JeanPaul Sastre y Claude Lvi-Strauss, el presente artculo intenta recorrer algunasde las aristas de la epistemolgicamente difcil e inestable relacin entre cienciassociales y filosofa.

    Transcurridas cuatro dcadas, buena parte de aquel debate se presentaen los currculos acadmicos como caduco, perimido o superado. Sin embargo, apoco de transitarlo se hace evidente que dichos juicios son slo parcialmenteacertados. Detrs de la vertiginosa multiplicacin de perspectivas, enfoques yterminologas tanto provenientes de la filosofa como de los magmticos territoriosde las ciencias sociales, es preciso reconocer que muchas de las cuestiones que eldebate exhibi crudamente entonces, se encuentran plenamente vigentes y, dehecho, atraviesan los cimientos de las epistemologas contemporneas.

    2 RIMBAUD, Arthur. El relmpago en Una temporada en el infierno. Libertador: BuenosAires, 1998.

    Diego A. Mauro

    Rev. Filos., Aurora, Curitiba, v. 20, n. 26, p. 129-150, jan./jun. 2008

  • 131

    Este trabajo constituye, modestamente, un intento por recuperar,precisamente, la arista epistemolgica de aquella polmica, cuyos ejes deinterrogacin se consideran absolutamente actuales.

    En las pginas siguientes se intentar recorrer sucesivamente, enuna perspectiva panormica, el accidentado proyecto sartreano de La Crtica dela Razn Dialctica para, paso siguiente, desarrollar la crtica levistraussiana delos captulos finales de El Pensamiento Salvaje. La recuperacin de este singularcombate, ledo en un registro de base, servir de punto de partida para una reflexinms general sobre las relaciones epistemolgicas que, en la coyuntura del debate,entablaron las ciencias sociales y la filosofa. Se preserva al lector la tarea dejuzgar, desde su propia perspectiva, la relevancia de los planteos.

    La propuesta sartreana

    La Crtica de la Razn de la Dialctica (CRD), publicada en 1960,es una obra cuanto menos intimidante. Su complejidad, as como la magnituddel proyecto que se propona enfrentar, han dejado como testimonio una sintaxisdesesperada resultado del intento de totalizacin de dos tradiciones depensamiento. En El Ser y la Nada, dos dcadas antes, Sastre haba pensando alhombre como un ser facultado para superar la materialidad en la forma de unalibertad trascendente (el pasaje del en-s al para-s). Sin embargo esta perspectivano permita comprender como tal movimiento poda realizarse en una existenciaconcreta. La CRD vino, en cierto modo, a intentar saldar dicho dficit.

    Despus de El Ser y la Nada, Sartre comenz a preguntarse a laluz de nuevos interrogantes, como conducir un pensamiento nacido de lafenomenologa, fundado en la libertad y en el sujeto, ms all de las descripcionesexistenciales para integrar la totalidad de las relaciones del mundo y de la historia.Sartre crey encontrar en el marxismo la va para una respuesta al problema.Sus intentos en esta direccin llenan los voluminosos tomos de la CRD.

    En Cuestiones de Mtodo (CM), obra de circunstancia3 previa ala CRD, Sartre sealaba que el marxismo degenerara en una antropologainhumana si no reintegraba al hombre como fundamento suyo y agregaba

    3 Naci de la convocatoria de una revista polaca, en el invierno de 1957, para que Sartre escribieracon el tema Situacin del existencialismo en 1957". El artculo fue despus reproducido enLos Tiempos Modernos con ciertas modificaciones. Lo que empez llamndose Existencialismoy marxismo, termin convirtindose finalmente en Cuestiones de Mtodo.

    Jean Paul Sartre y Claude Lvi-Strauss

    Rev. Filos., Aurora, Curitiba, v. 20, n. 26, p. 129-150, jan./jun. 2008

  • 132

    que dicha comprensin, no era otra que la existencia, que se mostraba a suvez por el movimiento histrico del marxismo (SARTRE, 1995, p.139). Era,segn Sartre, la filosofa insuperable, pero se haba detenido (fosilizado,dogmatizado, vulgarizado, etc.) y era necesario ponerla nuevamente enmarcha dotndola de una categora de verdad y del soporte existencial, de modotal de establecer las mediaciones necesarias para una comprensin menosexterna del hombre. Porque, aclaraba, la verdadera funcin de las ` ideologasde la existencia no es describir una abstracta `realidad humana` que nunca haexistido, sino recordar sin cesar a la antropologa la dimensin existencial delos procesos estudiados (SARTRE, 1995, p. 136).

    Segn Sartre la ideologa existencialista no slo preexista al saberque vendra a reemplazarla sino que, en un mismo movimiento, lo convocaba.En otras palabras su presencia produca el espacio vaco de un saber que anno se haba consumado y que se presentaba como la va de reconstruccin delmarxismo detenido. La ideologa de la existencia hereda del marxismo, quela ha resucitado, dos exigencias que en l se originan por medio delhegelianismo: si algo as como una Verdad debe poder existir en laantropologa, tendr que llegar a ser, tendr que hacer su totalizacin(SARTRE, 1995, p. 10). Partiendo de esta afirmacin axiomtica, Sartreconclua que si la relacin entre la totalizacin histrica y la Verdadtotalizadora deba existir, siendo esta un doble movimiento del conocimientoy del ser, era justo llamar a este movimiento Razn. El fin de mi investigacinser, pues, establecer si la Razn positiva de las Ciencias naturales es tambinla que encontramos con el desarrollo de la antropologa, o si el conocimientoy la comprensin del hombre por el hombre implica no slo unos mtodosespecficos, sino tambin una nueva razn (SARTRE, 1995, p. 11), enresumidas cuentas, una razn dialctica.

    Esta ltima cita de CM sealaba el camino que en breve seguiraSartre en la CRD y que se recupera aqu atendiendo a los fundamentos y a lasderivaciones epistemolgicas cuestionadas firmemente desde la antropologapor Claude Lvi-Strauss.

    La CRD rechazaba la desviacin naturalista del marxismo deEngels que conduca a la univocidad de un monismo simplista y propona lapraxis humana como experiencia apodctica en el mundo concreto de la historia.

    [] Engels le reprocha a Hegel el que imponga a la materia leyes depensamiento. Pero es precisamente lo que l hace, ya que obliga a lasciencias a verificar una razn dialctica; al transportarla al mundonatural, al grabarla en l por la fuerza, Engels le priva de racionalidad,

    Diego A. Mauro

    Rev. Filos., Aurora, Curitiba, v. 20, n. 26, p. 129-150, jan./jun. 2008

  • 133

    ya no se trata de una dialctica que hace el hombre al hacerse y queadems le hace, sino una ley contingente de la que slo se puede decir: esas y no de otra manera. (SARTRE, 1995, p. 164).

    La praxis, dotada de libertad, totalizadora de la experiencia,permita dar comienzo a la lucha contra el materialismo exterior quedesintegraba al hombre en la naturaleza. La CRD intentaba, de este modo,establecer las razones de posibilidad de la razn dialctica no comointeligibilidad de la historia, ni como ley de desarrollo sino como totalizacinen acto expresada en la praxis.

    Sartre se propona as demostrar que la dialctica era tanto elproducto de la praxis humana (accin-praxis) como de la antidialctica sufrida.Esta perspectiva ubicaba a las ciencias humanas en el lugar de disciplinasauxiliares y las procesaba en un proyecto en el que, tal como lo dira el propioSartre no podan encontrar an su lugar. Un proyecto que se mova,definitivamente, en un registro que relegaba a un plano secundario la dimensinde operatividad que las ciencias humanas reclamaban por entonces como laprincipa