Vanhoye Albert - Cuaderno Biblico Hebreos

of 62

  • date post

    03-Apr-2018
  • Category

    Documents

  • view

    237
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Vanhoye Albert - Cuaderno Biblico Hebreos

  • 7/28/2019 Vanhoye Albert - Cuaderno Biblico Hebreos

    1/62

  • 7/28/2019 Vanhoye Albert - Cuaderno Biblico Hebreos

    2/62

    Guadernos bblicos19

    11e edicinTraduccin: Nrbols Darnba Ttulo origial: e message de I'epiie aux breux @ Les dtionsdu Cerf @ Editorial Verbo Divino, 1978. Es propiedad. Prnted in Spain. Fotocomposicin:Larraona, Pamplona. lmpresin: Grficas Astarriaga, S. L., Abrzuza (Navarra).Depsto Legal: NA. 3.033-2002.ISBN: 84-7151-227-0

  • 7/28/2019 Vanhoye Albert - Cuaderno Biblico Hebreos

    3/62

    El mensaieAlbert Vanhoye

    EDITORIAL VERBO DIVINOAvda. de Pamplona, 413120O ESTELLA (Navarra)2003

    librea loyola7a. Aventda 3-03 Zona lTelfono: 2513933E-mail

    a los hebreosde la cartauruocrrrr eotcttt

  • 7/28/2019 Vanhoye Albert - Cuaderno Biblico Hebreos

    4/62

    "Homla a unos cristianos desorenta-dos": as es como podrla titularse esta "cartaa los hebreos", que no es n carta. n dePablo, ni a los hebreos.Un grupo de hombres y de mujores se hanadherido a Cristo con todo su etusasmo.Pero resulta que, con el core de los aos,ante las dificultades y ante esas persecucio-nes que se vislumbran en el horizonte,empiezan a descorazonarse, Sin embargo,son buenos cristianos y nuestro autor quieiesacudir su nimo: "Vuestro sufrimiento noguarda eomparacn con el conocimentoque tenis de Ciisto. Os sentis desconcerta-dos por la evolucin actual de las cosas, porlas dificultades que surgen? Entonces, pro-fundizad en vuestra fe. Pongamos nuestrosojos en el gua d6 nuestra fe, en Crsto, nues-

    tro sumo sacerdote". Llamada vigorosa y sinconcesiones a los cristanos de todos lostiempos, a nosotros, los cristianos de hoy: sigueremos mantener la fe en los tiempos dif-cles, hemos de profundizar en nuestra nteli-gencia de esa f6 para ir a lo esencial. Elfastode las ceremonias de arltao, los sacrificios o

  • 7/28/2019 Vanhoye Albert - Cuaderno Biblico Hebreos

    5/62

    el latn, todo eso es algo secundario y cadu-co; lo esencial es Cristo.Ser una paradoja decir que esta carta, o,mejor dicho, este sermn, rosulta desespe-rante por su simplicdad? En las cartas dePablo nos vemos muchas veces ahogadospor la multiplicidad de los temas que setocan. Aqu, el autor no tene ms que unaidea: Jess es nuestro sumo sacerdote, Ladificultad de este sermn se debe sin duda ala profundidad de esta doctrna; el autor vadando vueltas a todas sus caras para hacerbrillar sus mltiples facetas. Ouiz se deba alhecho de dirigirse a personas que conocenmuy bien los ritos judos, el que se refieracontinuamente a las instituciones judas parasealar cmo iban preparando a Jess y c-mo ste las ha cumplido y superado. En fin.se trata de un escritor cabal, y su texto esuna obra litoraria maestra, pero cuyos proce-dimentos nos resultan desconcertantes.Para guiarnos en lo esencial y ayudarnos asuperar estas dficultades, necestbamos unmaestro. Albert Vanhoye. jesuta, profesordel lnstituto Blblico de Roma. lo es en todoslos sentdos. Su tesis sobre la estructura de

    (+oestq

    la carta a los hebreos ha marcado una fechaen la historia de su nterpretacin. En laactualidad es casi universalmente admitda yha pasado concretamente a la taduccinecumnica de la biblia. Pero este estudo tc-nico no tiene nada de rdo; est al serviciode la intelgencia religiosa del texto. Recuer-do la exposicin que nos hizo en certa oca-sin el padre Vanhoye y cmo, en el curso deuna sesin, me sent realmente deslumbradopor ella. Desde aquel da, la carta a loshebreos se convirt para m en un textoluminso y meditado sin cesar.Gracias a 1. este "sermn sacerdotal",como le gusta llamarlo, que tantas veces hasido juzgado como demasado difcil deentender, se convierte en luz para nuestrocamino. Ojal nos sintamos todos deslum-brados por esa riqueza de Jess, Hijo de Diosy hermano nuestro, que aprendi gracias alsufrmiento lo que cuesta ser hombre ! EnJesucristo, los cristianos, partcipes todosellos de su sacerdocio. tenemos ahora acce-so ante el Padre.

    ETTENNE CxeRpenrreR,5

    | ')\l.::!

    'r'- .'

  • 7/28/2019 Vanhoye Albert - Cuaderno Biblico Hebreos

    6/62

    I

    1 . "A los hebreos" o "a unos cristianos"Tse preocupa tambin de estimular a la comunidad cristana en la vivencia de su fe. [.a gran novedad que encontra-mos en ella es que le da a C.isto los ttulos de sacerdote yde sumo sacerdote, c(xno no ocure en ningn otro escr-to del Nuevo Testamento. Ms todava, logra una sfntesisvigorosa de la fe crstiana, cantndola en el tema delsacerdocio. Pero de todo esto no nos da la menor idea elttulo de "A los hebreos".Convene sealar que este ttulo tampoco forma partede la obra. Se le ha aadido n tener nngn apoyo expl-cito en el teto. En este puto puede advenirse una claradiferenca con las caftas de san Pablo. Estas llevan ttulosque encuentran su confirmacin en el propio texto. Lacarta titulada "A los glatas", por ejemplo, se dirige des-de luego "a las iglesias de Galacia" (Gl 1, 2) e interpelaa los "nsensatos glatas" (Gl 3, I ). Por el contrario, ennuestra obr se busca en vano una mencin "a loshebreos", ni siquiera de pasada.No se les nombra nunca. Tampoco encontramos enella el nombre de 'judos", tan frecuente en la pluma. dePablo, ni el de "sraelitas", ni alusin alguna a la "crcun-cisin". De hecho, eltexto no @ntiene ninguna designa-

    Primeros contastosUn socilogo italiano ha estudiado recientemente losnombres masculnos y femeninos de la poblacn deBolona. Al exponer los resultados de esta encuesta, el

    cronsta del "Corriere della Sera" sealaba lo molestoque resultaba para una joven llevar un nombre que pare-ce masculino o para un muchacho ser llamado con unnombre aparentemente femenino. Tal era precsamentesu caso y recordaba con humor las muchas peripecasque esto le haba hecho pasar.En el Nuevo Testamento se ha presentado una situa-cn anloga, no ya con una persona, sino con un escrito.Por una serie de circunstancias que ignoramos, unamagnfica pltica sobre el sacerdoco de Cristo ha recib-do el titulo de "A los hebreos", palabras que no corres-ponden ciertamente a su contendo. El efecto ms ordina-rio de esta titulacin poco afortunada ha sido quitarles alos cristianos el inters por esta obra o, al menos, falseardesde el comienzo sus perspectvas.Y es una pena, porque esta predicacn es un verdade-ro tesoro. Encierra unas riquezas doctrnales y espiritua-les inagotables y las presenta con una perfeccin literariapoco comn. No se contenta con ideas tercas, sino que6

  • 7/28/2019 Vanhoye Albert - Cuaderno Biblico Hebreos

    7/62

    cin precisa de sus destinatarios. Va dirgdo visiblementea unos cristianos (cf. Heb 3, 14), y a unos crstanos yaantiguos (cf. 5, 12). Pero el autor no ndica ni la regin enque viven, ni su pertenenca tnica. Tampoco habla de loque eran antes de su conversn. No evoca en ningunaparte Ia dferencia entre judosy paganos. La nca reali-dad que llama su atencin es su vocacn cristana, intentando favorecer su desarrollo con todas sus fuezas (cf. 2,3 4:3, 1: 4. 14: 10. 19-25i 12.22-25: 13.7-8). Conesta ocasin, se ve segurcmente llevado a consderar el

    problema de las relacones entre el Antguo Testamento yel Nuevo y, por otra parte, tene que tomar poscin co-tra ciertas tendencias judaizantes que se hacan sentir ensu poca. Ha sido sin duda este aspecto de su obra el queha ocasonado posteriormente la eleccin delttulo tradi-conal. Eleccin poco afortunada, reptmoslo, ya que nocorresponde a la orientacin esencialde la obra. que con-sste en profundizar en la fe en Cristo y en dar un nuevoimpulso a la vda cristana. Por tanto, en vez del ttulo "Alos hebreos", sera ms justo titularla 'Z u nos crstianos".

    all; saludos"; se seguira de esto que esa obra maestrade oratoria debera colocarse en la literatura epistolar allado de las cartas de Madame de Svign? Es evidenteque no. "La epstola" a los hebreos tampoco es una carta.Desde el comienzo (1, 1)hasta el fnal (13. 2O-21), perte-nece al gnero de la predicacin. Es incluso el nicoejemplo que tenemos en el Nuevo Testamento de un tex-to de sermn conseryado ntegramente. En los demscasos se trata siempre de unos trozos de predcacinincorporados a las cartas o de composciones literariasncorporadas a unos relatos.En nuestras bblas, esa predicacin cristiana que llevael ttulo de "A los heeos" est colocada inmedatamen-te detrs de las cartas de san Pablo, ya que la predicacinde la iglesia oriental se las atribua a este apstol. Enefecto, encontramos en ella ms de un punto de contactocon las enseanzas paulinas. Sin embargo, convienehablar en este caso de origen paulino en un sentdoamplio, tal como lo haca ya Orgenes en el siglo lll. "Alos hebreos" no ha sido escrita por san Pablo. La perso-nalidad de su autor, tal como se manifiesta en elvocabu-lario, en el movimento del estilo. en la orientacin delpensamiento, es claramente distnta.

    2. Una carta o un sermn?En general, se completa el ttulo tradicional aadn-dole el ombre de epstola. Se habla de la "epstola a loshebreos" e incluso, para darle ms viveza, de la "catta alos hebreos". Es otra equivocacn. En realdad, "A loshebreos" no es una carta, sino un sermn, alfinaldel cualse ha aaddo una nota de envlo, redactada cuando eltexto de aquel sermn fue enviado a una comunidad leja-na. Esa nota no tiene ms que unas cuantas frases rpi-das. No ocupa ms que los cuatro ltimos versculos deltexto actual (13, 22-25],, a los que hay que aadr unafrase muy corta ('13, 19), nserta inmediatamente antesde la conclusn solemne del sermn (13, 20-21 ). El tonosecillo y familiar de estos pocos versculos {'13,19.22-25) los distngue claramente del conjunto del sermn,

    compuesto como luego veremos segn todas lasreglas del arte oratoro.Si fuera suficiente para cambiar el gnero literaro deu na obra aadirle al final tres frases de saludo, podra jus-tificarse el litulo de "carta a los hebreos". Pero cmosostener semejante opinin? Supongamos que Bossuetenvi a un amigo una copia de s